OZONO CONTAMINANTE

El ozono contaminante es un gas presente a nivel de suelo y que puede ser respirado por las personas, causando afectaciones a la salud y al ambiente, su presencia es perjudicial, a diferencia del ozono que se encuentra en la atmósfera superior formando la denominada “capa de ozono”, que nos protege de la radiación solar.

Este gas es considerado un contaminante secundario debido a que su formación depende de la presencia de otros compuestos como los óxidos de nitrógeno (NOX) cuyas fuentes son: vehículos automotores y emisiones industriales entre otras, y los compuestos orgánicos volátiles (COV´s), cuya fuente de emisión proviene de vehículos automotores, y actividades emisoras como talleres de laminado y pintura, alfarería, estaciones de servicio (gasolineras), y la industria de diversos ramos.

Este contaminante se puede detectar en mayores concentraciones durante las temporadas secas y con mayor intensidad de radiación solar; en los meses de marzo a mayo.

Algunos de los principales efectos a la salud por la exposición al ozono contaminante son: irritación ocular, de vías respiratorias y el incremento en la intensidad y gravedad de enfermedades como el asma, la neumonía, bronquitis, entre otras afectaciones respiratorias. Lo anterior debido a que es un compuesto altamente irritante para el epitelio que recubre estas delicadas zonas.

 

Figura 1. Formación del ozono contaminante.

Fuente: SEMADET, 2017.

 

MATERIAL PARTICULADO

El material particulado representa uno de los problemas de contaminación atmosférica más importantes a nivel mundial, su importancia para la salud radica en que las fracciones más pequeñas pueden ser inhaladas viajando por las vías respiratorias y causando irritación en los epitelios respiratorios, y  para el caso de aquellas más pequeñas (menores a 2.5  y a 1 micrómetro) pueden atravesar los alveolos pulmonares con la posibilidad de ingresar a torrente sanguíneo y distribuirse hasta nuestros órganos, su potencial dañino dependerá de la naturaleza de estas partículas.

Las  principales fuentes de emisión son la combustión incompleta de compuestos como el diésel, madera, combustóleo, quema de residuos y polvos resuspendidos.

La presencia de partículas suspendidas se relaciona  considerablemente con asuntos de mortalidad en poblaciones donde sus concentraciones son altas, existiendo una estrecha relación entre la exposición a concentraciones elevadas de partículas, principalmente de PM10, siendo la fracción más estudiada alrededor del mundo, y la mortalidad diaria y a largo plazo, según lo expresado por la Organización Mundial de la Salud.

Entre los riesgos más graves asociados a la exposición a material particulado fino y ultra fino está el potencial de alojamiento en pulmones de estos compuestos, que en asociación  a factores como la vulnerabilidad fisiológica y social, la herencia genética y los hábitos de la persona puede derivar en casos de cáncer de pulmón.

 

Partículas Menores a 10 micras (PM10)

La medición, cuantificación y límites permisibles para este contaminante vienen descritos en la Norma Oficial Mexicana NOM-025-SSA1-1993, Salud ambiental. Criterios para evaluar el valor límite permisible para la concentración de material particulado. Valor límite permisible para la concentración de partículas suspendidas totales PST, partículas menores de 10 micrómetros PM10 y partículas menores de 2.5 micrómetros PM2.5 de la calidad del aire ambiente. Criterios para evaluar la calidad del aire.

Este contaminante al igual que el ozono, representa un problema ambiental de importancia para el AMG, incorporándose como otro de los considerados para la activación del Plan de Respuesta a Emergencias y Contingencias Atmosféricas de Jalisco

 

MONÓXIDO DE CARBONO

El monóxido de carbono (CO) es un gas que se forma en la naturaleza mediante la oxidación del metano (CH4), la fuente antropogénica del CO es la quema incompleta de combustibles (gasolina, gas, carbón, madera y combustóleo). En este sentido, para tener menos emisiones de CO es necesario tener procesos de combustión más completos, lo que requiere de una cantidad adecuada de oxígeno; cuando éste es insuficiente, se forma del CO.  

El AMG, contribuye con una importante cantidad de emisiones de este contaminante a la atmósfera, derivado del número de automóviles y la antigüedad del parque vehicular en circulación.

BIÓXIDO DE AZUFRE

Los óxidos de azufre incluido el bióxido de azufre, son gases incoloros con un  olor irritante; se forman al quemar combustibles con azufre tales como los combustibles físiles como la gasolina, el combustóleo, diésel y el carbón, y tienden a disolverse fácilmente en agua.

Las fuentes naturales de SO2  incluyen erupciones volcánicas, decaimiento biológico e incendios forestales.

El SO2 es, además, precursor de otros contaminantes, como el trióxido de azufre (SO3), el ácido sulfúrico (H2SO4) y los sulfatos, que contribuyen a la formación de partículas finas en la atmósfera y de la lluvia ácida.

La lluvia ácida es causante de corrosión y deterioro tanto para árboles, monumentos históricos y estructuras susceptibles a la acidez que esta presenta, por lo que su control y monitoreo es de importancia.

 

 

BIÓXIDO DE NITRÓGENO

El bióxido de nitrógeno NO2 se forma en la combustión de compuestos derivados del petróleo y en diverso procesos industriales en los que se involucra este tipo de combustibles, algunos ejemplos son la gasolina y el keroseno.

El AMG, tiene un importante problema con el ozono por lo cual el control de este compuesto y otros precursores de ozono es muy necesario para tener una mejor calidad del aire.  

La relevancia de su monitoreo consiste en que al concentrarse en la atmósfera, por acción de la radiación solar forman el ozono como contaminante secundario.  Por lo que esto nos lleva a analizar el comportamiento de otros compuestos precursores de ozono, tales como los hidrocarburos aromáticos policíclicos, como el Benceno, Tolueno y Xileno, así como de compuestos orgánicos volátiles con el fin de identificar cuáles son los compuestos formadores de ozono en el AMG.